BLOG

Dispositivos que pueden salvar una vida a bordo

Dispositivos que pueden salvar una vida a bordo

En verano la densidad de embarcaciones de recreo aumenta, del mismo modo que lo hacen los deportes náuticos, las celebraciones y las tripulaciones a veces poco experimentadas. En el mar existen más posibilidades de que un accidente tenga lugar pues es naturaleza salvaje, imprevisible y puede transformarse en hostil cuando menos te lo esperas. 

En nuestra farmacia hemos iniciado una campaña de seguridad náutica ya que nos sentimos comprometidas con todo aquello que pueda solventar un problema de salud en un barco. 

Existen tres pilares básicos ante un problema sanitario en el mar: la consulta radio-médica, la formación sanitaria de la tripulación y el estado y la dotación del botiquín. Aquí es donde nosotras entramos en acción. Nuestra especialización en botiquines nos ha permitido disponer de una serie de productos que ayudan a actuar de manera inmediata ante un riesgo vital cuando no hay tiempo para una consulta radio-médica y la rapidez va a determinar el éxito.

Uno de estos productos es un desfibrilador. El desfibrilador emite una descarga de corriente continua y de esta forma reestablece el ritmo cardiaco. En España se producen unas 30.000 paradas cardiorrespiratorias al año. Un paro cardiaco no tiene por qué ser el resultado de una enfermedad o del envejecimiento biológico, nadie está libre de poder sufrirlo. Para que nos demos cuenta de la relevancia que tiene, el Govern está preparando un decreto para la instalación de desfibriladores en espacios públicos y privados. Nosotras animamos a llevarlo a bordo, en especial si vamos a realizar largas travesías o somos responsables de una tripulación. 

Otro imprescindible es un dispositivo anti-atragantamiento. El atragantamiento es la tercera causa de muerte no natural en España antes de los accidentes de tráfico, podemos decir también que las muertes por atragantamiento son un 25% más que en accidentes de coche. Se suele producir de forma inmediata y esto genera mucha angustia a la gente que se encuentra alrededor. Cuando estamos ante una situación así, y la tos es inefectiva porque la obstrucción es total, la persona puede quedarse inconsciente por lo que las consecuencias pueden ser muy graves. Al no llegar oxígeno al cerebro se pueden producir desde lesiones cerebrales (en solo 4 minutos sin oxígeno) hasta muerte cerebral (en tan solo 10 minutos). En este tiempo tan breve dependemos de la formación sanitaria y de la serenidad de la tripulación para poder llevar a cabo la maniobra con destreza. En un caso de obstrucción completa, y siempre que la persona esté consciente, iniciaríamos la maniobra de Heimlich; pero si la desconocemos o si se trata de una embarazada o un bebé (siempre mayor de 12 meses), un dispositivo anti-atragantamiento puede desobstruir las vías respiratorias de forma fácil, rápida y eficaz. Ocupa poco espacio y se trata de un mecanismo tan sencillo que cualquiera puede utilizar.

Y, ¿qué podemos hacer ante una emergencia respiratoria como pudiera ser una crisis asmática, una intoxicación por inhalación, un accidente de buceo o incluso un bloqueo respiratorio? Debemos administrar oxígeno mediante un equipo completo, ya que no solo necesitamos una bombona de oxígeno, sino que también es útil acompañarlo de un resucitador manual (sobre todo si nos encontramos ante un bloqueo respiratorio) además de las mascarillas. Los sistemas tradicionales de oxígeno son complicados de utilizar y las tripulaciones pueden tardar en transportar las botellas hasta el lugar del accidente. En la farmacia disponemos de un equipo de emergencias que cuenta con una bombona de oxígeno ligera acompañada del resucitador manual, no requiere almacenamiento especial, no contamina el medio ambiente y lo que es más importante, también puede salvar una vida.

Llevar a punto tu botiquín náutico, tener a mano la guía sanitaria que proporciona el instituto social de la marina y disponer de dispositivos fáciles de utilizar, que pueden salvar la vida, son las herramientas que desde la farmacia comunitaria os recomendamos.

Emi Morey. Farmacéutico Adjunto.

Farmacia Progrés